Rinoplastia en Hombres: Lo que debes saber

rinoplastia en hombres

Rinoplastia en Hombres: Lo que debes saber

La rinoplastia en hombres es una de las cirugías estéticas más demandadas que existe en la actualidad. Esta intervención consiste en modificar la estructura física que tiene la nariz, dejando como resultado un aspecto más estético. Muchas veces, los hombres deciden realizarse este procedimiento por estética o por salud, ya que, en ocasiones, la morfología de la nariz impide la respiración con normalidad.
¿En qué se diferencia la rinoplastia de la mujer con la de los hombres?
La rinoplastia en hombres y en mujeres, consta de la misma técnica, sin embargo, existen diferencias al momento de realizar una valoración, ya que, los objetivos muchas veces son diferentes.
En cuanto al postoperatorio, el proceso de inflamación en los hombres es mucho menor que en el caso de las mujeres, pero las recomendaciones son las mismas.
Requisitos para realizarse la rinoplastia en hombres.
– Se debe contar con una edad mínima de 16 años.
– No fumar durante al menos 15 días antes de la operación.
– No consumir alcohol ni comidas pesadas un día antes de la operación.
– Ayunar ocho horas antes de la intervención.
Postoperatorio de la rinoplastia en hombres.
Por lo general, los hombres que se realizan una rinoplastia no experimentan inconvenientes o complicaciones mayores. Lo normal es que se produzca inflamación, entumecimiento o sangrado nasal, sin dejar atrás los hematomas o las complicaciones por anestesia. Es importante que mantengas una comunicación con tu cirujano para que analicen los procedimientos a tomar frente a cualquier eventualidad.
El papel médico en esta intervención es muy importante, ya que, él te orientará sobre cuál es la mejor opción a realizar. Su función consta de hacer un buen diagnóstico sobre la forma de la nariz, de tal manera que las proporciones encajen en el resto de la cara, logrando un aspecto armónico y suave en el rostro, sin caer en el error de intervenir sin saber las necesidades del paciente y así mismo, incumpliendo con sus expectativas. La rinoplastia en hombres no solo ayuda a mejorar el aspecto estético, sino que también ayuda a corregir el tabique nasal o un problema de cornetes, debido a algún accidente o por genética.
Si no se tiene un cuidado postoperatorio correcto, se corre el riesgo de obtener un resultado no deseado, como una nariz desviada, irregularidades en el dorso, punta excesivamente ancha o asimetría en las alas nasales, sin embargo, esto también dependerá del proceso quirúrgico que haya implementado tu cirujano.
Si se llega a presentar este caso, será necesario realizar una nueva intervención para corregir los resultados, pero hay que decidir cuál es la técnica más apropiada para hacerlo. En general hay dos tipos de cirugía: la cerrada y la abierta, pero para estas situaciones siempre se recurre a la técnica abierta, ya que son mucho más precisas.
Es importante destacar que debes seguir las recomendaciones de tu médico y tomar los medicamentos que él te recetó puntualmente. Evita ingerir medicamentos por tu cuenta, que no han sido recetados por tu cirujano.
Cuidados durante los primeros días.
Lo principal que hay que tener en cuenta es tratar de dormir con la cabeza hacia arriba y no comer alimentos que estén muy calientes o que te exijan masticar mucho. Además de esto, es muy importante que no fumes o seas fumador pasivo.
Evita realizar actividades que requieran contacto o esfuerzo físico y, la recomendación más importante es no sonarte la nariz, si tienes ganas de estornudar, hazlo con la boca abierta. Se aconseja que, en la medida de lo posible, trates de no hablar mucho y no gesticules con el rostro. Intenta no reír, llorar o realizar gestos que puedan provocar problemas en la cicatrización. Por lo general, estas recomendaciones se mantienen durante los primeros 10 días tras la operación.
Es normal que la primera semana aparezcan hematomas en la cara, así como hemorragias, dolores de cabeza y sensación de una nariz obstruida. Con el tiempo, estos efectos irán desapareciendo conforme avanza tu cicatrización.
Luego de la intervención, se colocan dos tapones en los orificios de la nariz, estos irán desapareciendo con ayuda de tu médico después de unas revisiones periódicas, constatando que todo marcha de la mejor manera. Por lo general se retiran en las primeras 24 horas, pero también se pueden mantener durante unos 6 o 7 días aproximadamente.
En cuanto al aseo diario, podrás ducharte como normalmente lo haces, pero trata de no mojar la zona intervenida. Cuando te laves la cara, hazlo con agua fría pero sin tocar por ningún motivo la zona de la nariz.
Si eres de las personas que usan gafas, tu cirujano te dirá cuándo podrás usarlas nuevamente, aunque usualmente se vuelven a emplear a las tres semanas después de la operación. Si usas lentes de contacto, estos podrán implementarse a los tres días aproximadamente.
Después que han pasado treinta días tras la intervención, se empezarán a notar los resultados finales y el paciente podrá ir retomando sus actividades normales, aunque, aún deberá mantener ciertos cuidados para que no se presente ninguna contraindicación.
Otras de las recomendaciones que hacen los médicos es no tomar el sol, evitar las temperaturas muy bajas en la zona operada, no realizar movimientos bruscos que puedan afectar la nariz y se aconseja también que no fumes ni bebas alcohol durante los primeros meses para no causar otros efectos negativos en la cicatrización de los tejidos.
Irregularidades en el postoperatorio.
Si presentas algunas de estas heridas, no dudes en consultar a tu médico para que evalúe tu caso:
– Pérdida total o parcial de la piel, partes blandas, mucosa, ósea, cartílago o grasa.
– Edema severo, ruptura de puntos, intolerancia a la sutura y tensión cutánea.
– Infección.
– Perforación de la piel.
– Alteraciones del tamaño y forma del lóbulo.
– Defectos en la coaptación de los bordes.
La rinoplastia en hombres difícilmente ocasiona complicaciones, sin embargo, eso depende de la variedad de tejidos presentes en la nariz. Es importante destacar que la intervención del cirujano y tus cuidados postoperatorios, influyen en los resultados finales.



English EN Español ES